Igualdad en Dignidad

“Muchas mujeres experimentan, con razón, la necesidad de que se reconozca su dignidad de personas, sus derechos, el valor de las tareas que ellas desarrollan habitualmente con sus características femeninas en el seno de la familia y de la sociedad”.

1

“Creando al hombre ‘varón y hembra’ (64), Dios da la dignidad personal de igual manera al hombre y a la mujer, enriqueciéndolos con derechos inalienables y con responsabilidades que son propias de la persona humana. Dios manifiesta luego de la manera más sublime la dignidad de la mujer asumiendo El mismo la carne humana de María Virgen, a quien la Iglesia honra como María, madre de Dios, llamándola la nueva Eva y proponiéndola como modelo de la mujer redimida” (Exhortación apostólica Familiaris Consortio, 15-12-1981).

“¡Cuántas veces Santa Teresa meditó las narraciones evangélicas que nos relatan las palabras de Jesús a alguna mujer! ¡Cuánta gloriosa libertad le ha dado, en una época de acentuado antifeminismo, la actitud condescendiente de Jesús frente a la Magdalena, a Martha y María de Betania, a la cananea y la samaritana, las figuras femeninas que la Santa recuerda tantas veces en sus escritos! No hay duda que desde esta perspectiva evangélica ha sido posible a Teresa defender la dignidad de la mujer y sus posibilidades de un servicio conveniente en la Iglesia: ‘Señor, cuando estabas en esta tierra lejos de despreciar a las mujeres, buscaste favorecerlas con gran benevolencia’ ”, (Camino, autógrafo del Escorial, 3,7). (Homilía, Ávila 1-11-1982).

“Este celo (del obispo), se manifestará al sostener la dignidad de la mujer, y todas sus legítimas libertades, de acuerdo con su naturaleza humana y su estado” (A los obispos de Estados Unidos en su visita ‘ad limina’: 5-9-1983).

“Porque está claro, por ejemplo, que la digna valoración y la justa promoción de la mujer no podrán ser debidamente tomadas en consideración sin que ella misma, y el hombre, que a veces abusa de su condición, acepten en profundidad la fe en Cristo, con todas las consecuencias que se derivan de las relaciones personales de valoración justa y de recíproco respeto”  (A los obispos de Venezuela en su visita “ad limina” 30-8-1984).

“Puesto que es igual la dignidad del hombre y de la mujer creados a imagen de Dios (cfr. Gen. Capítulo 1, 27), a la mujer se le debe abrir todo el ámbito de la actividad humana, ya sea económico, social, cultural o político” (En Piacenza, con el mundo de trabajo agrícola, 5-6-1988).

“Han verificado que la dignidad de la mujer no siempre ha sido respetada en sus derechos, ya sea dentro del matrimonio o en la sociedad. Continúen así, amados hermanos su actividad pastoral en la promoción y en la defensa de la mujer, esforzándose a fin de que se creen las condiciones adecuadas, que le permitan desarrollar mejor la misión de esposa y de madre en la familia y por el bien de la sociedad. Por su parte, las mujeres que trabajan en los diversos sectores de la vida profesional y al servicio del bien común, tales como la política, la educación, las actividades económicas y la empresa, y tantas otras, tienen que hacer valer sus legítimos derechos” (A los presidentes de dos comisiones episcopales 18-3-1993).

3

“Las mujeres de nuestro tiempo podrán encontrarse totalmente a sí mismas y salvaguardar su dignidad y su vocación, escuchando a Cristo, síntesis de la verdad, de la libertad, de la comunión” (A la comisión de la CEI para los problemas sociales y el trabajo, 4-12-1993).

“En la perspectiva de la Antropología Cristiana, toda persona humana tiene su propia dignidad: y como persona la mujer no tiene menor dignidad que el hombre. Demasiado frecuente se considera a la mujer como objeto del egoísmo del hombre, lo que se ha manifestado de tantas maneras en el pasado y se manifiesta todavía hoy. En la situación actual, intervienen múltiples razones de orden cultural y social, que deben considerarse con serena objetividad. No es difícil sin embargo, descubrir también el influjo de una tendencia al dominio y a la prepotencia, que han encontrado y encuentra sus víctimas especialmente en las mujeres y en los jóvenes. (…) Los laicos cristianos tienen el llamado a luchar contra todas las formas que asume esta mentalidad, también cuando se manifiesta en los espectáculos y publicidad dirigidos a acrecentar la carrera frenética del consumo. Pero las mismas mujeres tienen el deber de contribuir a obtener el respeto a su personalidad no condescendiendo con ninguna forma de complicidad con aquello que contradice a su dignidad” (Catequesis en la Audiencia General en la Plaza de San Pedro, 22-6-1994).

“La Iglesia defiende con particular vigor a la mujer y su grandísima dignidad. Se pueden recordar nuevamente las elocuentes palabras del Papa Pablo VI: ‘De hecho en el Cristianismo más que en cualquier otra religión, la mujer tiene desde sus orígenes un especial ‘status’ de dignidad, de lo que el Nuevo Testamento da testimonio en no pocos ni pequeños aspectos” (A los miembros del Consejo Pontificio para la Familia 24-3-1994).

beautiful, child, girl, gold, hair

“Las mujeres tienen el derecho de exigir que su dignidad se respete. Al mismo tiempo, tienen el deber de trabajar para la promoción de la dignidad de todas las personas, de los hombres y de las mujeres” (Mensaje por la paz, 1-1-1995).

“Las soluciones a las cuestiones y a los problemas que se afrontaron en la conferencia de Beijing no pueden dejar de basarse en el reconocimiento de la dignidad inalienable de las mujeres y en la importancia de su presencia y participación en todos los ámbitos de la vida social”. (Mensaje al secretario general de la IV conferencia mundial de la ONU sobre la mujer, 26-5-1995).

“Cristo, superando las costumbres vigentes en la cultura de su tiempo, tuvo frente a las mujeres una actitud de apertura, de respeto, de acogimiento, de ternura. Honraba de esta manera en la mujer la dignidad que ella tiene desde siempre, en el proyecto y en el amor de Dios” (Carta a las mujeres, 29-6-1995).

San Juan Pablo II

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s